Principalmente hay tres tipos de compostaje: en superficie, en montones y en compostero. Cada método tiene, como veremos en este artículo, sus ventajas y sus inconvenientes.

Compostaje en superficie

Se trata de depositar la materia orgánica sobre la tierra o mezclarla ligeramente con la capa más superficial. Este método es más recomendable para climas húmedos que secos, ya que la falta de hidratación puede ralentizar el proceso de descomposición. En el caso de que se utilice en climas secos conviene cubrir con paja para guardar algo más la humedad.

Compostaje en superficie

Compostaje en montón

Este método se suele utilizar cuando tenemos una gran cantidad de materiales que queremos compostar. El lugar donde hagamos el montón debe ser sombreado y protegido del viento. En la base se debe poner montones de ramas de poda o palets para conseguir aireación. Es también importante ir alternando una capa de materiales grueso con una capa de materiales finos, para conseguir aireación. La altura no debe exceder el metro y medio.

Compost en monton

Conviene tapar el montón con paja para guardar la humedad.

Voltear o no el montón es a criterio de cada uno, ya que hay opiniones diversas de si conviene o no hacerlo.

A los 3 meses el compost estará listo para su uso como compost fresco.

A los 6 meses ya tendremos un compost maduro.

A partir del año el compost se convierte en mantillo y ya no mejora más.

Compostaje en compostero

Existen varios tipos de composteros:

  • Composteros domésticos. Cuando tenemos pocos materiales para compostar será suficiente con este tipo de compostero. Se puede fabricar de madera (reciclando palets por ejemplo) o ladrillos. El emplazamiento donde se sitúe debe estar protegido del frío, del viento y del sol.
  • Composteros progresivos. Este tipo de composteros tendrán especial interés cuando los restos se van añadiendo paulatinamente. Conviene que tengan unas puertas en la parte inferior por donde se pueda extraer el compost ya maduro.
    o Compostero de fase única. Consiste en realizar el amontonamiento de los materiales para compostar de una sola vez. En la base del compostero se extenderá una capa de estiércol descompuesto o compost viejo para que sirva como inicio aportando microorganismos necesarios para el compostaje. Si todo se produce correctamente a los 4-6 meses el compost estará listo.
  • Compostero de tres compartimentos. Esto consiste en unir tres composteros, uno al lado del otro, de forma que se podrá realizar un compostaje secuencial y continuo. Comenzaremos por un compartimento, cuando esté lleno extraemos la capa superior de compost y la colocamos en la base del segundo compostador, cuando esté lleno procederemos igual con el tercer compostador. A los 4-6 meses de comenzado el proceso, el compost del primer compostador ya estará listo para usar.

composteros

Ruta de navegación

Agenda