No todos los materiales orgánicos sirven para hacer compost y hay algunos que sirven pero agregándolos en determinadas cantidades. A continuación se detallan una serie de materiales especificando si su agregación es positiva o negativa a la hora de conseguir un buen compost.

Materiales orgánicos positivos para obtener compost

  • Estiércol (preferiblemente de cría ecológica).
  • Ramas trituradas procedentes de la poda.
  • Matas y matorrales procedentes de la limpia de bosques.
  • Plantas medicinales.
  • Hojarasca.
  • Hierbas adventicias (antes de que hagan semilla).
  • Césped (antes desecado).
  • Algas marinas.
  • Mondas de frutas y hortalizas.
  • Restos orgánicos de comidas.
  • Cáscaras de huevo trituradas (mejor si el huevo ha sido previamente cocido ya que sino la descomposición es algo lenta).
  • Posos de café y restos de infusiones (sin el sobre).
  • Cabello (no teñido)
  • Lana (sin tintes químicos).
  • Paja.

Materiales compostables pero con limitaciones

  • Pieles de cítricos y piñas (sólo troceadas y en pequeñas cantidades).
  • Productos cárnicos sobrantes de comidas.
  • Patatas estropeadas o germinadas.
  • Ceniza
  • Serrín
  • Papel y cartón (no coloreados).
  • Restos de tejidos de fibras naturales, por ejemplo, algodón, lana, lino… (sin tintes químicos)

Materiales que no conviene añadir al compost

  • Materiales químicos y sintéticos.
  • Materiales no degradables (plástico, vidrio, metales…)
  • Restos orgánicos contaminados con sustancias tóxicas.
  • Ramas y hojas de tuya o ciprés.
  • Grama y otras plantas invasoras.
  • Huesos de aceituna (a no ser que estén triturados).
  • Serrín y maderas anteriormente tratados.
  • Aglomerados o contrachapados de madera.
  • Cáscaras de frutos secos (ya que se degradan demasiado lentamente).
  • Tabaco (contiene biocidas potentes).

Ruta de navegación

Agenda