Descripción y características: El centeno es uno de los cereales más rústicos, aguanta condiciones en las que otros cereales no prosperan. Es un cultivo más común de los países del norte de Europa, donde es usado para hacer pan, el pan de centeno es muy oscuro pero mejora al de trigo en cuanto a la conservación, ya que dura bastante más sin estropearse.

La paja de centeno es de buena calidad, siendo más larga que la de otros cereales. El centeno de invierno es una buena opción como cultivo de cobertura o abono verde, ya que tiene un extenso sistema radicular que airea el suelo, requiere poco mantenimiento y tolera temperaturas muy bajas.

Clima: Es una cereal que se desarrolla bien en climas fríos. Soporta bien las heladas.

Tierra y abonado: No es exigente en cuanto a suelo. Crece en tierras más áridas y ligeras que los otros cereales. No es exigente en materia orgánica, por lo que no suele necesitar aportes de abono.

Siembra: Se siembra en otoño, directamente sobre el terreno, a voleo.

Recolección: Se recolectará en un momento u otro dependiendo de cuál sea su uso. Si se quiere para alimento de ganado se recoge verde durante invierno y si se quiere para grano o paja habrá que esperar a junio para su recolección. Los signos de que el centeno está maduro y listo para recolectar serán el color blanco del grano y color rubio de la espiga. Se siega y posteriormente se trilla.

Nombre científico: Secale cereale

Familia: Gramineae

Ruta de navegación

Agenda