Descripción y características: Existen muchas especies del género triticum que son cultivadas dependiendo del clima y del uso que se le va a dar al cultivo en cuestión. El trigo se cultiva en todo el mundo siendo la principal área de cultivo la zona templada del hemisferio norte.

El origen de este cultivo está ligado al origen de la agricultura. Actualmente es el cereal más cultivado. Se utiliza tanto para alimentación humana como para alimentación del ganado. La propiedad más importante del trigo es la capacidad de cocción de la harina debida a la elasticidad del gluten que contiene. Esta característica permite la panificación, constituyendo un alimento básico para el hombre. También se utiliza para la fabricación de cerveza, sobre todo en Alemania.

No es común sembrar trigo en el huerto, ya que existen varios procesos postcosecha relativamente costosos y que quizás puedan no merecer la pena cuando el cultivo se da a pequeña escala. Sin embargo, si se tiene acceso a un terreno de dimensiones considerables y apto para este cultivo, puede merecer la pena el esfuerzo si conseguimos el autoabastecimiento.

Clima: La temperatura ideal para el crecimiento y desarrollo del cultivo de trigo está entre 10ºC y 24ºC. En cuanto a las precipitaciones, si la cantidad total de lluvia caída durante el ciclo de cultivo ha sido escasa y es especialmente intensa en primavera, se puede producir el asurado, es decir, la formación de un grano liviano, seco y arrugado.

Tierra y abonado: En general, el trigo se puede adaptar a todo tipo de suelos, pero prefiere suelos profundos, bien drenados y ricos en materia orgánica. Se desarrolla bien en tierras de secano que dispongan de un buen drenaje.

Siembra de trigo: Se puede sembrar en otoño o en primavera, dependiendo del clima. El trigo que se siembra en otoño tiene mayor productividad que el sembrado en primavera. Se siembra directamente en tierra, se suele hacer de manera mecanizada porque se suelen cultivar grandes superficies, pero si nuestra superficie de cultivo no es muy grande se puede sembrar a voleo. La densidad de plantación es aproximadamente de 100 kilogramos por hectárea.

Recolección: Si el trigo se sembró en otoño, la cosecha será en invierno, y si se sembró en primavera, la cosecha será en verano. El modo de cosecharlo será en primer lugar segarlo, después se agavilla (se toma una brazada de cereal y se ata), se formarán moreras (se reúnen las gavillas en montones que se llaman moreras) y se dejan secar mínimo una semana en un lugar aireado y resguardado de la lluvia. Después se trillará y por último se aventará para separar la paja del grano.

Nombre científico: Triticum spp

Familia: Gramineae

Ruta de navegación

Agenda