La agricultura ecológica es la alternativa que reduce y elimina los problemas planteados por la agricultura tradicional. Estas son algunas de las principales ventajas de la agricultura ecológica.

Crea y mantiene la fertilidad de los suelos

La erosión del suelo debida a la agricultura se produce por causas naturales (viento, lluvia, agua, heladas) o por causas antrópicas (principalmente la explotación excesiva, y la utilización de abonos químicos). La agricultura en sí es una actividad que erosiona los suelos, y la agricultura ecológica, busca reducir esta erosión a través de técnicas de cultivos que contemplan la preservación de los recursos naturales. Algunas de estas técnicas son la agregación de materia orgánica y  los abonos verdes, entre otras.

Frena la degradación de la estructura del suelo y la desertificación

Los monocultivos son responsables de los altos niveles de degradación de las superficies cultivables y favorecen la aparición de plagas y la disminución de los niveles de nutrientes naturales del suelo. La agricultura ecológica minimiza la degradación del suelo planificando una rotación de cultivos a través de diagramas basados en estudios agrícolas. También propone la plantación conjunta de especies afines ahorrando espacio, disminuyendo así las necesidades de  riego y siendo una solución para prevenir plagas.

Menor contaminación del Medio Ambiente

La agricultura convencional promueve el uso indiscriminado de fertilizantes y productos químicos, contaminando de esta forma el medio ambiente por acumulación de residuos químicos, en agua, suelo y aire. La agricultura ecológica rechaza la utilización de estos productos y propone utilizar técnicas alternativas que preservan los nutrientes esenciales del suelo de manera efectiva.

Producción de alimentos sanos y de gran calidad nutricional

Existen estudios que demuestran que los valores nutricionales de los alimentos conseguidos mediante agricultura ecológica son mayores que los alimentos procedentes de agricultura convencional. Esto se consigue con la omisión de productos químicos y la rotación de cultivos, entre otras técnicas utilizadas en este tipo de agricultura.

Menor coste energético

Uno de los objetivos de la agricultura ecológica es la optimización de los recursos y las potencialidades locales y regionales, lo que conlleva un menor coste energético frente a la agricultura convencional.

Beneficios económicos

La agricultura ecológica es una actividad en auge, que genera divisas de exportación y promueve el desarrollo sostenible. Es una actividad primaria de valor agregado a través de la mayor calidad que permite un sobreprecio del producto. Si bien, no se debe caer en el error de aplicar a este tipo de agricultura los mismos criterios económicos que a la agricultura convencional, ya que en sus fundamentos básicos lleva implícita una manera de funcionar que difiere de la que se utiliza en el sistema actual.

Beneficios ecológicos

La agricultura ecológica promueve una utilización responsable y sostenible de los recursos naturales.

Beneficios sociales

La producción ecológica incorpora mano de obra al generar empleos relacionados con sus técnicas de producción. Lo lógico es que las condiciones de trabajo sean dignas, ya que para poder trabajar la tierra con respeto es fundamental que la persona que trabaja esa tierra también sea respetada.

Ruta de navegación

Agenda