Una vez preparados los extractos de plantas es importante determinar el modo y el momento en que se van a aplicar, de manera que el efecto que deseamos conseguir sea el mayor posible y no se desperdicie el remedio natural que hemos preparado.

Estas son algunas reglas o consejos en cuanto al modo de aplicar los preparados:

  • Los extractos se pueden aplicar mediante riego o mediante pulverización. Es más conveniente el método de pulverizar ya que se desperdicia menos preparado que con el riego. Un pulverizador de mochila será de gran utilidad para este menester.
  • La mayoría de los preparados se diluyen en agua antes de aplicarlos.
  • Cuando se trate de preparados insecticidas o fungicidas conviene pulverizar preferentemente el envés de las hojas.
  • Es conveniente añadir algún mojante, esto es un producto que consiga que el preparado no escurra por la hoja y finalmente se eche a perder, de esta forma, aplicando un mojante se consigue que el preparado permanezca más tiempo sobre la planta y que por lo tanto produzca más efecto. Algunos de los mojantes que se pueden utilizar son arcilla verde en polvo (3 cucharadas soperas en 10 litros de agua), terpeno de menta (un vaso pequeño en 10 litros de agua), o jabón potásico (100 gramos en 10 litros de agua).
  • No es necesario usar un equipo especial para aplicar los preparados, sólo tener en cuenta que la ropa usada a la hora de aplicarlos puede tintarse o adquirir un olor muy fuerte.
  • Aunque es raro que se produzca habituación de la plaga al preparado, para prevenir esto bastará con ir cambiando cada cierto tiempo un preparado por otro que tenga los mismos resultados, la diferencia con la habituación a los productos convencionales es que este nuevo preparado no tiene que ser más agresivo ni en dosis mayores.
  • Lo ideal es aplicar una combinación de varios preparados para conseguir mejores resultados, pero siempre fermentándolos a parte y juntándolos a la hora de ser aplicados.

Elegir el momento adecuado para la aplicación de los remedios naturales dependerá del objetivo que queremos conseguir:

  • Preparados con el objetivo de estimular el cultivo conviene realizar la aplicación por la mañana si es sobre las hojas o por la tarde si se riegan los pies.
  • Si el objetivo es repeler o eliminar insectos conviene realizar la aplicación por la tarde.
  • Si el preparado es contra enfermedades fúngicas no es importante el momento del día en el que se realiza la aplicación.

También es importante la humedad y la temperatura. Aquí tienes algunos consejos:

  • No aplicar si se prevén lluvias, esperarse a hacerlo después, cuando el agua de las hojas ya se haya escurrido.
  • Es muy importante el grado de humedad del ambiente a la hora de aplicar los preparados, ya que si es demasiado baja, es decir, si hay sequía, los preparados pueden causar quemaduras en los cultivos y si la humedad es demasiado alta se corre el riesgo de que el producto no se escurra, no asimilándose por la planta.
  • No aplicar los preparados cuando la temperatura es menor a 12ºC, ya que la asimilación foliar es débil y el sistema radicular estará poco activo.
  • Cuando la temperatura sube de los 26ºC hay que tener cuidados con los productos con azufre como el ajo, la capuchina o el rumex, ya que pueden causar quemaduras.

El momento de aplicación también dependerá de la estación en que nos encontramos:

  • En primavera lo ideal es pulverizar con algún preparado estimulante, como la ortiga, cada 15 días.
  • En verano, seguir aplicando algún preparado estimulante, pero solo una vez al mes y por la mañana muy temprano o al atardecer. Esta es la época donde aparecen más plagas, así que realizaremos el tratamiento correspondiente sobre las plantas afectadas, conviene regarlas abundantemente en la víspera del día en el que está planeado realizar el tratamiento.
  • En otoño, no realizaremos tratamientos a no ser que tengamos algún cultivo de invierno.
  • Durante el invierno es buen momento para aplicar preparados contra cochinillas. Al final del invierno, por febrero, se comenzará a aplicar algún preparado estimulante, como la ortiga, sobre la tierra.

Ruta de navegación

Agenda