El cultivo de estas cuatro especies es muy parecido por lo que se puede escribir un informe común a las mismas marcando las peculiaridades que existen.

Descripción y características: Estas cuatro especies pertenecen todas al género Citrus. Los cítricos se originaron hace unos 20 millones de años en el sudeste asiático. Desde entonces han sufrido numerosas modificaciones debidas a la selección natural y a hibridaciones tanto naturales como antrópicas. Son arbolillos perennes, su altura suele oscilar entre 4 y 15 metros. Sus frutos se caracterizan por tener un alto contenido en vitamina C y ácido cítrico, el cual les confiere un sabor ácido. A los frutos de los citrus se les denomina hespérides.

Clima: Son muy sensibles al frío, no soportan las heladas, se desarrollan bien en un clima tropical o subtropical, en España se desarrollan bien en la región mediterránea. De las cuatro especies antes mencionadas el limón es el más sensible a las heladas.

Tierra y abonado: Es característico a estas cuatro especies la preferencia por un lugar soleado y protegido. Sin embargo, en cuanto a la preferencia del terreno hay que hacer una diferenciación entre el limonero y la lima que prefieren suelos ligeramente pesados y ligeramente ácidos y por otro lado, la naranja y el pomelo que prefieren suelos ligeros y arenosos. Todos coinciden en que prefieren un suelo profundo. Necesitan gran cantidad de abono, es conveniente hacer un aporte de abono, normalmente estiércol, a finales de invierno o en dos veces, una a finales de verano y otra a finales de invierno.

Labores de mantenimiento: Son exigentes en riego, por lo que habrá que procurar que sus necesidades en cuanto a agua estén satisfechas. También se realizarán podas, conviene que estas podas no sean severas pero que se realicen todos los años.

Plantación: El modo de plantación es por cepellón o raíces embaladas. El momento de plantación es en primavera o en otoño, dependiendo un poco del clima donde está ubicado el huerto. La distancia de plantación será menor para el limón y la lima (en torno a los 5 metros) y un poco mayor para el naranjo y el pomelo (en torno a 8 metros).

Recolección: El periodo de recolección va desde finales de septiembre a principios de junio, dependiendo de la especie y la variedad. Es importante recoger la fruta cuando está madura, nos guiaremos por la cantidad de jugo que posee y el color, principalmente. Las naranjas pueden permanecer en el árbol una vez que han madurado incluso por 6 meses, sin embargo en el caso de la lima y el limón conviene recogerlos y guardarlos en un lugar óptimo para su conservación. Normalmente los cítricos entran en plena producción a los 7 u 8 años de ser plantados.

Nombres científicos: Citrus limon (limón), Citrus aurantifolia (lima), Citrus paradisi (pomelo), Citrus sinensis (naranja)

Familia: Rutaceae

Ruta de navegación

Agenda