Descripción y características: Es un árbol originario de China y fue traído a occidente por los romanos que lo tomaron como originario de Persia y de ahí su nombre científico.

El fruto es una drupa carnosa, cada fruto tiene una sola semilla almendroide dentro del hueso. Entra en plena producción a los 4 años de la plantación y tiene una vida productiva en torno a los 15 años.

Clima: El clima idóneo para el cultivo del melocotonero es una región templada. Aunque aguanta bien las bajas temperaturas no soporta las heladas tardías, sólo con una helada de media hora se puede perder la mayor parte de la producción. Conviene por este motivo proteger al melocotonero del frío situándolo en un muro orientado al sur, además es una especie que necesita muchas horas de luz para su correcto desarrollo.

Tierra y abonado: El desarrollo óptimo del melocotonero se da en suelos sueltos, profundos y bien drenados. No tolera bien la caliza. En cuanto al abonado, una vez que el árbol alcance su tamaño definitivo se acolcha todos los años con compost o estiércol bien descompuestos, preferiblemente en primavera.

Labores de mantenimiento: Se realizará una poda en primavera, eliminando todas las ramas muertas, enfermas o que se cruzan. También conviene realizar un aclareo de frutos. En las épocas más secas es mejor aportar algo de riego, preferiblemente por goteo, para mejorar la calidad de los frutos.

Plantación: La mejor época para realizar la plantación es el otoño, antes del comienzo del frío invierno. En las zonas de fuertes heladas conviene retrasar la plantación a finales de invierno. La distancia entre árboles dependerá de la variedad y otros factores pero está en torno a 6 metros.

Recolección: Se sabrá que la fruta está madura cuando se desprenda fácilmente del árbol. Suele ser entre julio y agosto.

Nombre científico: Prunus persica

Familia: Rosaceae

Ruta de navegación

Agenda