Ruta de navegación

La finalidad del laboreo es favorecer el crecimiento y desarrollo de los cultivos. Puede aumentar el potencial productivo del suelo favoreciendo la estructura y mejorando las propiedades físicas, aumentando la profundidad de enraizamiento. Elimina la competencia con las adventicias y prepara un lecho de siembra favorable a la germinación de las semillas. Pero estos objetivos pueden ser conseguidos sin laboreo, si se sabe hacer. Sólo hay que respetar el funcionamiento natural del suelo.

Antes de elegir hay que tener en cuenta:

  1. Las raíces no llegan al horizonte mineral, por tanto no conviene movilizarlo.
  2. En los suelos donde no hay estructura son las raíces de las plantas las que dan estabilidad estructural al suelo
  3. Los organismos del suelo, sobre todo las lombrices colaboran activamente en la formación del complejo arcillo-húmico.
  4. Las invasiones de hierbas o parásitos son un síntoma: aporte de estiércoles frescos, rotación corta, trabajar el suelo sin que esté en tempero.

Laboreo

Si optamos por el laboreo debemos seguir las siguientes recomendaciones:

  1. Respetar el orden de las distintas capas del suelo, se trata de mullir, no de voltear ni mezclar las capas
  2. La materia orgánica se debe prehumificar en superficie antes de ser incorporadas al suelo
  3. Hay que minimizar el número de pases para no interferir el trabajo de los organismos del suelo.
  4. El suelo tiene que trabajarse en tempero: trabajar el suelo muy seco es difícil y supone un gran gasto energético, deja la tierra muy desmenuzada provocando la obturación de poros y la falta de oxigenación. Si se trabaja con exceso de humedad se amasa la tierra y queda compactada al secarse.

No laboreo

Si optamos por el no laboreo conseguimos descompactar el suelo, manteniéndolo suelto y aireado usando la energía que las plantas captan del sol, ya sea de forma directa, mediante el empuje de las raíces de los cultivos o de las plantas que nos sirven de cobertura, o de forma indirecta, mediante los organismos del suelo que obtienen de los vegetales su energía y los nutrientes necesarios para realizar "su trabajo". Es el medio el que trabaja a nuestro favor y hay que crear las condiciones adecuadas para ello. Supone un máximo respeto a los procesos naturales.

Se puede cultivar sin efectuar laboreo teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. El suelo cultivado se laborea al principio solamente.
  2. Se mantiene la zona cultivada sin pisar.
  3. Se debe mantener siempre un acolchado en superficie, bien de compost o de otros materiales para preservar la actividad biológica que propicia el laboreo natural del suelo, con unos adecuados niveles de materia orgánica.
  4. Se tendrán en cuenta las rotaciones y la presencia continua de vegetación.
  5. Es importante el aporte de materia orgánica de calidad.
  6. Incorporar las raíces de los cultivos al suelo, sin arrancarlas. Quedarán bajo tierra y serán descompuestas.

Comentarios (0)

Puntuación 0 de 5 de 0 votos
Aún no hay comentarios
(Solo los usuarios registrados pueden comentar)

Eventos

22
Mar
BioCultura Sevilla
22nd Mar, 2019
03
May
BioCantabria
3rd May, 2019