Introducción a la bioenergía

Bioenergía es la palabra utilizada para definir los sistemas de generación de energía mediante el uso de biomasa. La biomasa es la materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, utilizable como fuente de energía.

Para uso energético, la biomasa más adecuada es la de origen agrícola o forestal, tanto la que proviene de residuos agrícolas (paja, poda, residuos forestales), restos de las industrias de la madera (astillas, serrín, etc) y cultivos energéticos (cardo, girasol, paulonia), etc.

Biomasa: la poda

A pesar de su enorme potencial como recurso energético, la leña obtenida con la poda es un recurso escasamente explotado en toda Europa, y es que para su entrada al mercado energético es imprescindible facilitar soluciones prácticas al alcance de los agentes del sector (propietarios, cooperativas, agentes logísticos y consumidores finales) que hagan de la logística un proceso sencillo, económico y sostenible.

Biodiésel

Es un combustible que se obtiene por transesterificación de grasas orgánicas vegetales o animales. El de mayor calidad es el biodiésel obtenido de grasas vegetales que provienen de semillas como la soja, el girasol, la colza. Sus propiedades son muy similares a las del diésel convencional.

Biodiésel en motores diésel

Es en los motores de encendido por compresión donde más se utiliza este carburante. Y aparece por la necesidad de encontrar un biocombustible que utilice aceites vegetales para hacer funcionar los motores diésel de automoción, utilizando un procedimiento de transesterificación.

Cómo elegir entre pellets o briquetas

El uso de briquetas y pellets como biocombustibles se ha extendido en estos últimos años. Ambos se suelen confundir aunque son fáciles de distinguir. Hay que diferenciar también los biocombustibles forestales sólidos que son transformados de manera química, dentro de los cuales está el carbón vegetal, de los que se transforman de manera natural como son las astillas, leña, briquetas y pellets.